CDTs y CDAT

CDTs y CDAT

Los certificados son títulos que respaldan un ahorro

CDT

Los Certificados de Depósito a Término, o CDT, son depósitos que se hacen a un término fijo, mínimo de 30 días, aunque comúnmente se hacen a 60, 90, 180 Y 360 días. Los fondos depositados en un CDT solo se pueden retirar una vez se cumple el plazo establecido, y generan rendimientos durante el tiempo que permanecen acumulados. Los CDT son útiles para guardar fondos en un lugar seguro y también para hacerlos producir, lo que permite en algunos casos tener una renta periódica a partir de los rendimientos.

Los CDT son emitidos por bancos, corporaciones financieras y compañías de financiamiento comercial y la tasa de interés que ofrecen está determinada por el monto, el plazo y las condiciones del mercado al momento de constituirlo. Normalmente a mayor monto y plazo, mayor la tasa de interés.

Para redimir o cobrar un certificado la persona se debe presentar con el título original y documento de identificación para que le sea entregado el dinero correspondiente más sus intereses.

Los CDT no se pueden redimir o cobrar antes de su vencimiento, sin embargo se pueden transferir por endoso. Esto significa que el dueño del CDT, si necesita la liquidez antes del vencimiento, le vende el título a otra persona endosándolo y pagando una "prima" o costo por ello. El nuevo beneficiario será quien lo cobre al vencimiento.

CDAT

Los Certificados de Depósito de Ahorro a Término: CDAT son certificados que expiden los bancos dentro del sistema de ahorros. Permiten ahorrar dinero a un término fijo, generando intereses. La tasa de interés puede ser superior a la tasa de las cuentas de ahorros y por ello son más atractivos, pero al igual que el CDT hay que esperar a su vencimiento para redimirlos o cobrarlos. Los CDAT pueden transferirse por endoso y se diferencian de los CDT en que pueden abrirse a un plazo menor de 30 días, que es el plazo mínimo de los CDT.